22/5/08

Que es la energia nuclear

La energía nuclear procede de reacciones de fisión o fusión de átomos en las que se liberan gigantescas cantidades de energía que se usan para producir electricidad.
En 1956 se puso en marcha, en Inglaterra, la primera planta nuclear generadora de electricidad para uso comercial. En 1990 había 420 reactores nucleares comerciales en 25 países que producían el 17% de la electricidad del mundo.
En los años cincuenta y sesenta esta forma de generar energía fue acogida con entusiasmo, dado el poco combustible que consumía (con un solo kilo de uranio se podía producir tanta energía como con 1000 toneladas de carbón).
Pero ya en la década de los 70 y especialmente en la de los 80 cada vez hubo más voces que alertaron sobre los peligros de la radiación, sobre todo en caso de accidentes.
El riesgo de accidente grave en una central nuclear bien construida y manejada es muy bajo, pero algunos de estos accidentes, especialmente el de Chernobyl (1986) que sucedió en una central de la URSS construida con muy deficientes medidas de seguridad y sometida a unos riesgos de funcionamiento alocados, han hecho que en muchos países la opinión pública mayoritariamente se haya opuesto a la continuación o ampliación de los programas nucleares. Además ha surgido otro problema de difícil solución: el del almacenamiento de los residuos nucleares de alta actividad.


Fuente: Tecnum

16/5/08

Energia solar termica o termosolar

La energía solar térmica consiste en el aprovechamiento del calor solar mediante el uso de colectores o paneles solares térmicos.
De manera muy esquemática, el sistema de energía solar térmica funciona de la siguiente manera: el colector o panel solar capta los rayos del sol, absorbiendo de esta manera su energía en forma de calor, a través del panel solar hacemos pasar un fluido (normalmente agua) de manera que parte del calor absorbido por el panel es transferido a dicho fluido, el fluido eleva su temperatura y es almacenado o directamente llevado al punto de consumo.
Las aplicaciones mas extendidas de esta tecnología son el calentamiento de agua sanitaria (ACS), la calefacción por suelo radiante y el precalentamiento de agua para procesos industriales.
Otras aplicaciones son el calentamiento de agua para piscinas cubiertas o a la intemperie y usos emergentes como el de climatización alimentando a bombas de absorción.
En función de la aplicación, usaremos distintos tipos de colectores ó paneles solares térmicos, variando también la complejidad de la instalación. De esta manera, podemos usar colectores solares planos (CPC) para aplicaciones típicas de calentamiento de agua sanitaria, colectores de tubo de vacío en zonas especialmente frias o para aplicaciones de calefacción y climatización, colectores de polipropileno sin cubierta para aumentar la temporada de baño en piscinas a la intemperie, etc.
En cuanto a las instalaciones, podemos encontrar desde equipos compactos para dotar de agua caliente sanitaria a una casa unifamiliar, hasta instalaciones mas complejas con fluidos caloportadores distintos al agua, intercambiadores de calor, grandes depósitos de acumulación, etc.
Actualmente podemos afirmar que el aprovechamiento de la energía solar térmica es una tecnología madura y fiable, que las inversiones realizadas en general son amortizables sin la necesidad de subvenciones, y que se trata de una alternativa respetuosa con el medio ambiente.
En los últimos años se viene produciendo un aumento notable de instalaciones de energía solar térmica debido, por una parte, a la mayor sensibilidad social y política hacia temas medioambientales y, por otra, a la continua mejora y reducción de costes de los sistemas solares térmicos.

Ver. ¿Qué son los paneles solares?

4/5/08

El retorno del Gran Juego

Como hace un siglo, la competencia por el acceso a las fuentes de energía y los alimentos marca la pauta de los más graves conflictos mundiales. Pero ahora hay menos margen para jugar con fuego.

La historia podrá no repetirse pero, como observó Mark Twain, a veces rima. Las crisis y los conflictos del pasado reaparecen, y su similitud puede advertirse a pesar de que las nuevas condiciones los modifican.
En la actualidad tiene lugar una competencia por los recursos del mundo que recuerda el Gran Juego de las décadas anteriores a la Primera Guerra Mundial. Ahora como entonces, el trofeo más codiciado es el petróleo, y el riesgo es que, a medida que la competencia se hace más reñida, no siempre va a ser pacífica. Sin embargo, no se trata de una simple reedición de lo que pasó a fines del siglo XIX y principios del XX.
Hoy hay actores nuevos poderosos y lo que está en juego no es sólo el petróleo. Rudyard Kipling difundió la idea del Gran Juego en Kim, su novela de capa y espada de espionaje y geopolítica imperial en tiempos del Raj británico que se publicó en 1900-1901. En aquel momento los actores principales eran Gran Bretaña y Rusia, y el objeto del juego era el control del petróleo de Asia central. Ahora Gran Bretaña casi no tiene importancia, e India y China, que eran países dominados durante la última ronda del juego, se convirtieron en grandes actores. La lucha ya no se concentra ante todo en el petróleo de Asia central. Se extiende desde el Golfo Pérsico a Asia, América latina y hasta los polos, y es también una lucha por agua y reservas de minerales vitales. Por sobre todas las cosas, el calentamiento global profundiza la escasez de recursos naturales.

El Gran Juego actual es más complejo y peligroso que el anterior.El más grande de los nuevos jugadores es China, y es ahí donde el patrón emergente es más claro. Seguir leyendo...